eat your heart out

viernes, 17 de septiembre de 2010

El Libro De Hechizos Del Pastor Alemán

Conocer gente es fácil. La ciudad es pequeña, las personas cálidas, el viento que surca las avenidas de norte a sur es suave, como una caricia de tus labios. Todo este balance es creado por un perro, un ovejero alemán. Podes creer eso? Yo nunca pude, y desperdicie mi vida intentando, encerrado en bibliotecas, prisiones, personas, imágenes tristes al final del frasquito de antibióticos. Sin llegar a ningún lado.
La oscuridad es frio, e instintivamente intentamos abrigarnos, nos abrigamos con abrazos, pero nunca me alcanzaron otros brazos… tenia un ego muy grande para rodear, y vos desperdiciaste tu vida intentando que tu cuerpo y el mío fueran dos cuerpos juntos, unidos por dedos, manos que se tocan, labios secos besándose.
Nos conocimos en esa secta… te acordás? Vos creías en ese pastor alemán, que te ladraba dulzuras en el oído, mojándote la oreja. Yo tenia ojeras, aliento a café, la ciudad era oxido, era una ostra, vivíamos para la joda loca. Purgábamos nuestras culpas en nuestra religión, mientras el perro nos ladraba recetas de cocina de su libro de hechizos… vos fingías entender, y yo quería fingir como vos.
Quería impresionarte, y vos querías abrazarme… ambos queríamos la misma mierda, pero tomamos inodoros equivocados, el mío nunca tuvo cadena.
El viernes pasado se llevaron a mi gato a terapia de conversión, dicen que también puede ser un perro. Nunca me preguntaron, como a vos cuando te robaron tu conciencia de individuo. Me creerías si te digo que vos nunca me quisiste para vos? Me querías para los demás, para ser uno más de los salvados de los tormentos del infierno por ese perro sarnoso.
El amor que nunca pudiste obtener estuvo siempre al alcance de una lagrima, una llamada, un silencio… si te fijas, todo esto esta escrito en el libro de hechizos del pastor alemán. Lo escribí para vos esta mañana.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Cachetazo / Banana

(desvario)

Una marioneta no se equivoca.

Vos me consumiste,
Veo tu cara redonda en cada moneda.

Cuando quiera volar
Voy a estar explotando contra el techo.
Cuando quiera,
Voy a terminar llorando en cada esquina.

Tu frasquito lleno de corazones
Esta hecho con palabras,
Algunos son muy sordos para creerlo.

Las marcas en la piel,
Hechas con lápiz.
Como un souvenir,
Un punto menos.