eat your heart out

viernes, 19 de noviembre de 2010

La red de Dedalo.

El espejo me muestra al revés, orientado y derecho.
Carente de dudas, ignorando el techo.
No puedo dejar de pensar en lo que me mostraste,
En lo que quisiste decir y los otoños sin hojas.

Todas las piezas parecen encajar.
Todo esta en su respectivo lugar.
Lo que fue vuelve a ser,
Lo que nunca tuvo oportunidad
Nunca mas la tendrá.
Y donde quiera que deposite mis ojos
Veo espejos, cortados, maltratados, sucios,
Mostrando la realidad que debe ser.
La mayoría ya votó.
Los círculos perfectos forman repetición
Ya sé cual calle lleva a la desilusión,
Y me siento impotente al saber que no doblé.
Todas las piezas caen desde una torre en llamas,
Forman ángeles en el cielo y explotan en tripas al acariciar el suelo.

No puedo respirar cuando pienso,
Que cada paso,
Cada pestaña, cada aguja, cada universo, cada persona y cada objeto,
Están inevitablemente vinculados,
Y qué, esa vez, al pronunciar torpezas,
Al recitar fracaso, y callar el resto,
Fui el creador de una estrella y una civilización.
Y destruí lo nuestro.

Eclipse crepuscular y humo de fabricas.

Soñé con una ciudad bajo un cielo violeta
Y con hombres que eran arboles echando raíces.
La nubes violetas tapaban el sol
Y el cielo violeta estaba plagado de nubes.

Soñé que sabías leer
Y te dabas cuenta de que todo esto también sos vos.
Y el cielo nocturno era de un oscuro violeta
Como las flores de un patio estrellado.

Soñé que volvíamos al lugar del accidente,
Y todo permanecía contaminado ahí.
Era una persona, pero también era tu amigo,
Y yo no solo era yo, sino también mi relación con vos.

Desperté con olor a Riachuelo,
Esas pesadillas me habían seguido por el conurbano.
Como un tren que me lleva lejos de la niebla,
Esos sueños eran otro final posible.