eat your heart out

lunes, 18 de julio de 2011

N

En el patio, ella recolectaba broncoespasmos.
Lentamente se fue contaminando de nubes,  en su garganta comenzó a llover  y le crecieron flores que dormían al cantar de sus palabras.
Sus pulmones se inundaron, entre risas y fracasos, entre esperas y tabaco, ella le otorgaba anillos de humo a todos sus satélites.

Ella recolectaba estrellas en el campo, donde el viento acaricia el prado, y el cielo no está hecho de cables. Se entretuvo contemplando la majestuosidad de los colores  en el cosmos, pulsares y materia oscura, fue olvidando sus penas, sus enfermedades y su cáncer. Hasta que un día…

Ella se olvidó de respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario