eat your heart out

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Huecos (epiciclos)


Recuerdo que de chico me hablaban de un universo creado por la mente de Dios. Creo que eso activo mi imaginación. No puedo evitar pensar que el mundo esta repleto de huecos invisibles, imperceptibles al ojo humano, y, en apariencia, inexistentes, donde un desprevenido, al pisar en falso puede caer en un circulo pelotudo de malas decisiones. Cómo un vórtice de caos en el que cada vez se esta más profundo, y del cual solo se puede salir al entrar en otro circulo.
Los huecos están diseminados por doquier, y sus efectos se manifiestan de diferentes maneras, o nunca te pasó de levantarte con ganas de escuchar cierta canción y no sabías por qué, o nunca te pasó de conocer a un genio después de mucho tiempo. Y si hubieras salido 10 minutos antes de casa, no habrías pisado jamás esa casilla, y el colectivo seguiría ahí, esperandote, para que llegarás a tiempo al encuentro.
Por eso la gente con suerte siempre esta en su casa, por temor a perderla en un agujero negro invisible.

Sé que es idiota, pero más idiota aún es la sensación de que algunas calles no llevan a ningún lugar. Calles que son parte del decorado, hay ciertos pasajes que nunca he visto transitarse. Me pregunto cual es el propósito de ciertas esquinas en las que nadie se ha emborrachado, en las que nunca nadie ha sido baleado.

Un día las cuerdas se van a romper, y toda la careta pelotuda de una vida normal, de un universo ajustado y compacto, toda sensación de certidumbre caerá, como si cayera en un vórtice de caos en el que cada vez se esta mas profundo, y del cual solo se puede salir al entrar en otro circulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario