eat your heart out

martes, 22 de noviembre de 2011

Magia.



"La constante repetición de la palabra MIERDA, tiende a quitarle ese efecto de mierda que genera la misma."

Me considero completamente escéptico, descreo completamente de dioses, religiones, e, incluso de cualquier tipo de espiritualidad.
Me molesta hasta la sacralización de la cotidianeidad. La magia del futbol, la falta de sexo en los videojuegos, los temas demasiados sensibles para ser tomados con humor, son muestras de cómo la magia existe en nuestro entorno, creando velos por doquier, empalizadas y mascaras dogmáticas.

-"La pasión por el futbol no se puede explicar." 
-"(inserte lo que quiera) no se hace, se nace." 
-"Dragon Ball es el mejor anime." 
-"No me hables de música si no te gusta el metal."

Ejemplos de verdades instaladas, protegidas por generaciones y generaciones que no las cuestiona, se encuentran por todos lados en la vida cotidiana, formando, de hecho gran parte de nuestra existencia. Podría decir que me molestan las verdades instaladas que no son mis verdades instaladas, y tal vez sea así para todo el mundo.
Una de las grandes "magias" en mi vida, eran las palabras. Solía concederle poder  de mover las entrañas,  y otros efectos ridículos, a palabras que no eran mas que eso, un rejunte de letras.
Guardaba términos como "mierda." o "te amo." para oportunidades únicas. Sin embargo, una vez utilizadas, ya no servían para nada. Las palabras perdían su magia al ser pronunciadas. El efecto genial, el tifón que pretendían ser, no eran mas que elucubraciones propias. Porque un "mierda." no iba a desintegrar una situación, un "te amo." no iba a hacer que esa persona se quedara. Así como un "prohibido pisar el césped", no electrifica hasta la muerte a quienes deciden no hacerle caso.
La segunda vez que dije "te amo." la palabra perdió su magia completamente, ya ni me interesaba cuando otras personas lo decían. Porque un "te amo." se convirtió en una convención social, en determinado punto de cualquier relación que se tenga con cualquier ser al que se le tenga cariño se dice "te amo."
De la misma manera que un "¿cómo andás?" en medio de una vereda híper transitada no significa que esa persona esté dispuesta a escuchar acerca de tu vida.
Se dice "te amo" a un gato, a un oso de peluche, a una persona con quien se tiene sexo, a un familiar, y eso no me suena tan especial.

No se si se entendió completamente, pero todo eso era un preludio para decir que me sentí completamente desprovisto de todas las cuerdas mágicas que me sostenían en el preciso momento en que R.E.M. se separó.
Losing My Religion marcó mi vida, y, de la misma manera, la disolución de la mítica banda representó la caída  de mi último amor que no era una convención social. Era un amor irracional, de esos que se responden con un "no sé."



Y UNA CUBIERTA DE INODORO.

5 comentarios:

  1. Interesante...
    ...yo suelo decir mucho "te amo.", me sale, adentro de mi panza esta todo revuelto, se mueve y parece que todo quiere explotar y me sale decirlo... no puedo evitarlo, quiero y no puedo. xD es mas fuerte que yo jajaja.
    EXITOS con las materias, Psico e IPC fueron mis favoritas ! ♥

    ResponderEliminar
  2. P/D: hace dias que tengo en la cabeza la cancion "losing my religion". jajajaja

    ResponderEliminar
  3. El problema de las palabras es que son convenciones, Lu. Y lo único que podés hacer es ir adecuando lo que querés-sentís decir a esos conceptos generalizados, gastados. Y una cubierta de inodoro :)

    ResponderEliminar
  4. Aprobé IPC!!!
    Si, bueno, puede que el "te amo" siga siendo algo maravilloso.
    Pero mi postura es: si soy alguien tan especial en tu vida, no me digas lo mismo que le decís a todo el mundo. No sé, decime "empanada" y voy a ser más feliz.
    Es un capricho pelotudo, supongo.
    Suerte con lo tuyo, Ariana. (:

    Creo que no puedo agregar nada a lo que escribiste, sos una genia, Natalia. ^_^

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por IPC :) A mi me queda un final en febrero y termine el cbc! ♥.

    Empanada.

    ResponderEliminar