eat your heart out

lunes, 30 de julio de 2012


    Todos los días descubro una sombra nueva en mi habitación. Si son fantasmas no hablan, si son duendes no roban, están más petrificados que los ositos de peluche. Todos los días deseo que una nueva sombra sea en realidad un nuevo peluche. Nunca lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario