eat your heart out

sábado, 12 de enero de 2013

Clases de natación.




Algunos cuerpos simplemente no flotan ni se hunden, tan solo atraviesan el velo acuático y reconocen las estrellas que también existen en las profundidades. El universo es entonces un ambrigrama y la figura se repite espejada en el dorso del mundo. Entonces de eso se trataban los intentos fútiles de tocar el sol durante la inundación; de acariciar la tierra porque no está; de nombrar a la soledad; de hablarle a una tumba como si fuera  a escuchar; de intentar amar a un ser humano. De todas las piedras y plantas en este planeta, justo amar a un ser humano. Como si acaso entonces, la inversa no fuera la misma, la mierda reflejada en las pupilas del otro y mis ojos llenos de cloro no espejan miradas sino que las tragan sin saborearlas. Me estoy ahogando en un blíster de neurosis, y puede que vos solamente me estés llevando hacia la parte honda. Sin embargo, algunos cuerpos simplemente no flotan ni se hunden, tan solo evitan el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario