eat your heart out

jueves, 14 de marzo de 2013

Tímido intento de artículo: Today I Die



Una mujer en la profundidad de un océano, rodeada de medusas nadando apaciblemente y dos peces malvados. Ese es nuestro escenario.

Dead world
full of shades
today I die.



La capacidad para transmitir sentimientos, sensaciones y contar una historia en menos de cincuenta palabras son características propias tanto de la poesía como de los videojuegos, dos formas de arte que aparentan poco en común. La poesía de Alejandra Pizarnik consiste en su mayoría de versos escasos y, sin embargo, fue suficiente para crear un mundo. ¿Cuántas palabras conseguimos en ICO? No existe nada que nos motive a permanecer con la princesa, excepto el miedo a la soledad, y un subsiguiente apego, amor; un sentimiento que se genera puramente en la atmosfera y en el gameplay. Today I Die mezcla la poesía con el gameplay, y encajan a la perfección.
Modificando las palabras de un poema modificamos el mundo que rodea a la protagonista y actuando sobre el entorno creamos nuevas palabras.  Transformando las sombras en belleza, la muerte en hostilidad, en oscuridad, en libertad. La modificación de conceptos es en sí misma la modificación del mundo, la creación de conceptos es la creación del mundo.
Today I Die es un juego en Flash creado por Daniel Benmergui. Es un juego acerca de la depresión, del suicidio, del abandono. Pero eso sólo lo sabemos porque eso es lo que el juego connota en la metáfora del escenario; no hay largos cuadros de dialogo, no hay más que un poema. Y ese es el gran atino del juego, reflejar un estado y sus fases, lograr captar el sentimiento. Al principio estamos sin idea alguna de qué hacer. Una mujer en la profundidad de un océano, rodeada de medusas nadando apaciblemente y dos peces malvados. Un poema en la parte superior de la pantalla. No tenemos nada más que eso. Pero, de repente nos encontramos como parte activa en el proceso que puede llevarnos a la muerte, o sacarnos de las profundidades. Esa es nuestro rol en la historia, son nuestras elecciones las que modifican la narrativa, está en nosotros hacer brillar las cosas, en desenterrarlas, en elegir nadar solos.
Los gráficos pixelados y la música de Hernán Rozenwasser encajan perfectamente con la dinámica del juego y añaden una sutileza que hace de Today I Die, un juego que nos invade de belleza y poesía.
Un juego que puede ser jugado acá: Today I Die

Free world

full of beauty

today I swim

better by myself




3 comentarios:

  1. Free world
    full of beauty
    today I swim
    Until you come...
    Increíble juego. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tanto cuando lo jugué que no podía seguir viviendo sin escribir algo acerca de él(?
      Bueno, puede que esté exagerando. O no.

      Eliminar
  2. Exagerado o no, coincidimos que es un GRAN juego jajaja. Una vez más, la simplicidad gana, en mi opinión.

    ResponderEliminar