eat your heart out

sábado, 30 de noviembre de 2013


You are both at once the quiet and confusion of my heart.


Como un cuadro de Freud decantando lo grotesco de tu forma; me encanta, me encanta tu forma, la forma en la que tus labios tocan la tierra y mojan de lluvia los círculos imperfectos confeccionados de árboles; me encanta la forma en la que tus uñas tocan la lluvia y barren la tierra, dibujando círculos imperfectos.
Me gusta verte dormir entre pixeles, entre recortes de respiración y luna. Apacible como en un sueño y yo Freud, el otro Freud, interpretando las muecas de plena noche. Apacible, entre pixeles y plena noche, entre veranos y Sylvia Plath. ¿Qué misterio esconde la gestalt de tu piel?
Non sequitur
Desahucio. Desagüe. Menta fuerte. Convulsionada la espina de la rosa en mis adentros como ojos medio desnudos, medio inundados con pesadillas de mediodía. Desagües dragando lastimaduras.
Afasia.
Afasia.
Afasia.
No me miran las córneas penumbras
Las pupilas incandescentes
solo sonreír entre temblores de esquizofrenia
desorganizar las anagramas
Arrancándome la piel
En el despojo de mi incertidumbre.
En silencio avisarle al mundo que la llave está del otro lado
Del mundo.

lunes, 18 de noviembre de 2013


 
siete cuarenta y tres
otro pucho
esperándome
una caricia de tus petalos
petalos de un correo electrónico
té verde con petalos de niños alienígenas
o una escopeta
o salir en fotos
o permanecer despierto
aguardando tus rayos para mí
la PUTA mierda para mí.
todos los sábados perpetuos
y todos los martes acuosos también.
todas las manos
todos los rostros
pasando de lado
soy un libro prestado
Un frasco de explicaciones
palabras de un mundo equivocado
aunque esconda el miedo en mi cabeza
amaneció hace ya tres horas
y tres horas caminé
en mi soledad
en tu compañía
quiero vestirme con vos
quitarte el sudor en la espalda
quiero callarme con vos
dejar de ser el título de una declaración suicida
dejar de odiar a último minuto
olvidar las pasantías
y el nuevo gobierno
el semáforo en verde
la guardia urbana hurgando en los rincones
los fantasmas que interpelan
la semiótica que insiste
el café se acabó
se acabaron los instantes
en tu mirada fría
al otro lado del lente
venite a la tempestad
a beber cántaros vacíos
luciérnagas ciegas
encendiendo las nubes
nocturnas, siempre nocturnas
parado ahí
esperando la carta
esperando los gajos
imaginando rencores
trenzando amores.
pensando en vos.
en tu soledad
en mi compañía.

martes, 12 de noviembre de 2013

Ontología de la eyaculación. Visión posestructuralista.


I
Decantan criaturas inocuas
das a luz
espacios vacíos
mosaico posestructuralista
inventariaste todo
pero
Ya no queda producto
al final del catálogo
Solo queda incertidumbre
al final de Heisenberg
Solo te quedan teorías absurdas
al principio de todo.
Decime de Dios y del Big Bang
y de la gente con cabeza de pato
decime de tu vida y del dolor
decime de tu lucha contra el sistema
decime puta
que me gusta.

II
El cadáver del perro me recuerda
a la abuela de mi abuela
muerta
en la oscuridad plana de Pakistán.
lapidada por hombres
cuyo nombré no sé
ni quiero inventar.
sus ojos secos
sus labios adúlteros
callando clemencia
hasta la última piedra.

III
no conozco la calle ni los peligros que acechan
pisame ahora que podés.
no sé del mundo ni de los espejos que esconden
nunca he visto a la muerte
nunca la he burlado
no me han pasado los años
no me han atropellado los trenes
solo me han dejado en la ruta
esperando las luces.

IV
Todo lo que conozco
Me enfrenta
Me interpela
Me ciega
Se desencanta
Se desvanece
Y no vuelve.

V
me deprime cojer deprimido
eyaculación precoz
sobre tu vestido más fino
acabar en un preservativo
repleto de hadas
es genocidio
no te hagas
te vi tragarte a los hijos
De toda la Iglesia.

VI
Cómo saber si al final de todo
Quedará algo más
Que tu cuerpo sangrando en el baño

VII
En el lavarropas están las uvas
Las hojas
Los gatos.
El centrifugado me retuerce
Desnuda
Y no queda nada
Ni una gota de vida
Ni una gota de nada
En mis venas
En tu hipócrita lujuria
En el lavarropas
Está tu miseria
Están tus mentiras
Y tus amigos nuevos.

VII
Cuando acabes avisame, llevo más de tres horas tratando de usar mi vida. Tu pene dentro es un impedimento.

IX (¿Qué comerá?)
En algún momento de la noche el olor a mierda se torna adictivo.
Mientras tanto
Arrugamos la cara
La hacemos un bollito
Y la tiramos al tacho.

X
No sé a quién nos cojimos
Para no decir
Ni una sola palabra
Cuando el cielo es naranja
Cuando el ocaso lleva ya tres años
Y no decimos nada
Ni una mueca
Ni una sola palabra
El día que lloremos
No nos quedará más que tolerar las risas
Del asteroide.

XI (mirame, soy una letra de una bandita de Punk)
Vamos a seguir votando caras sonrientes
Vomitando slogans inertes
Hasta que ya no queden caras
Y votemos solo slogans.

XII
¿Cuánto tenés que trabajar
para dejar de ser la empresa?