eat your heart out

jueves, 27 de noviembre de 2014

Tres poémas chotos para el tetra.


I
Casi más de cuatroscientas cuarenta y cuatro horas edificando castillos
Tirando piedritas blancas en arenas movedizas
A veces salgo a podar las plantas
Pero no dejan de crecer.
Lo van a pasar en la tele
Haceme caso.
Cuando las ramas del tiempo
Alcanzan el abdomen
Casi siento que podría mandarme un Storni
Y darle un cabezazo al fondo del mar.

II
Cuando te fuiste
 dejaste al perro encadenado en el patio.
Con candado y un cacho de carne.
Te llevaste las llaves junto a tus cosas
Junto a cosas mías también
Como las ganas
Como El Ocaso de los Ídolos.
Y todavía pienso en vos
En tu tacto de nube 
y nunca cielo
Y en pececitos de Origami sobre las sábanas
Cada vez que ese perro de mierda ladra
Pidiéndome agua
Y le digo que esto del naufragio era cosa tuya
Cada vez que hojeo el Anticristo
 y creo que te quedaste con la mejor parte
Porque te quedaste con la mejor parte.
A mí ni siquiera me gustan los perros.

III
Yo nunca te mentí
Siempre fui una lámpara en una fábrica de lámparas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario