eat your heart out

martes, 27 de diciembre de 2016

Have a nice life.


Viniste como algo más que un fantasma, una entidad tangible repleta de ejes y vértices que tocaban la tierra y se manchaban de una esencia tan nítida que tocarte con los dedos era la única prueba necesaria de la realidad.  Y me pregunto qué fue lo que viste en mí, si fue un retazo de memoria paleoprotozoica, de aquellos tiempos en los que no eramos más que bacterias esperando a causar la gran oxidación; o acaso cierta herencia genética de  algunos ancestros eslavos que medio que se parecían a nosotros dos; o, tal vez, simplemente una concordancia cósmica de estímulos secretos provocó que tu hipotálamo liberará la correcta cantidad de endorfinas y giladas mágicas en el momento preciso en el que pasaba por ahí. De cualquier manera,  creo que si vos te enamoraste de mi en algún momento, entonces no está todo tan mal conmigo.

domingo, 25 de diciembre de 2016


Puedo reírme de lo que me atraviesa porque me pertenece. 
¿Vos de qué podés reírte?